martes, 15 de septiembre de 2020

Inmersión

 




Dos cuadras adelante, un giro a la izquierda de otras dos cuadras y luego a la derecha y la ciudad es realmente hermosa, cada casa, cada gema, cada historia. Ventanales de vidrio en las mas modernas, pequeños techos art deco en las puertas, jardines y mas adelante edificios como atalayas hacia el puente de la autopista. Mangrullos vigilantes de extensos cielos. La avenida con negocios y en ella siento esa extraña sensación de ya no ver Buenos Aires, sino una y extinta impronunciable ciudad perdida de Lovecraft. Como si la nitidez de hoy se dividiera entre momentos de aire y de agua con peces y ruinas. Mientras la gente por la calle se atrae y se repele, (por esas eternas cuestiones de afinidad y repulsión), yo me siento nadar en ella. Tan imposible de describir es la sensación, que vuelo en mi andar hacia librerías de algún shopping limítrofe entre capital y provincia, como imposible portal hacia alguna perdida isla en los mares del sur.
a

domingo, 13 de septiembre de 2020

Por que titular...

 23 de Septiembre 2017 - La Virgen Vestida de Sol con la Luna Debajo de sus  Pies y Coronada con Doce Estrellas


Hay gente a veces que pregunta, si escribir ideas es para hacerse ver uno mismo. Yo trato muchas veces de no escribir bien en redes, son mas bien borradores. Para mi escribir no es hacerme notar, sino dejar memoria de lo que veo, de cosas que no son fáciles de decir hablando. Yo amo escribir, como hay gente que ama hablar. De palabra soy callado, reservado, directo, elusivo, pillo, intimo. Pero al escribir puedo pintar un cuadro, fotografiar un sentimiento. Es amor de la existencia vuelta jeroglífico. Si logro plasmar ideas me siento muy bien. Pero cuando las logro de modo impecable, me quedo vacío. Es verdad lo que dije hoy, que amo la magia, la mujer y la poesía. No son tres cosas. Son una. Pero la magia no es metáfora. Si no vences brujos despiadados fuiste. Soy todo lo contrario a un maestro aunque alguno me tome como tal. Soy quien abre senderos a machetazos y quien toma retazos de vida como trozos de porcelana y las va pegando una al lado de otra, aunque carente de la habilidad de quienes crean patios andaluces. Vaya belleza, andaluzas fuentes en plenilunio, en primavera, al aroma de jazmines. Eso es maestría. No soy alguien espiritual ni nunca lo seria. No soy modelo de nada. Solo soy alguien que pelea sus propias guerras... y contempla extasiado las estrellas. Ese cielo.... Vaya cielo. El cuerpo de la bella Dama.
a


sábado, 12 de septiembre de 2020

Lo Mio

  Sendero de durazneros | Jardines bonitos, Árboles de color rosa, Árboles en  flor


Me gusta la magia, la mujer y la poesía. Rechazo todo susurro de ideales y peregrino en soledad hasta aquello que me concierne, el ser y mi anhelo. No creo en sociedades perfectas. Me cuelo por el ojo de una aguja a veces a un cielo, otras al infierno. Pero nunca al tuyo. Vocifera el prepotente y hacen masa los llorones... y yo atravieso todo eso. Un día con sigilo, otro a machetazos. Solo me interesan los caminos libres y donde no los hay, hago el mio.

a


domingo, 30 de agosto de 2020

Entre la piedras

 Choque Consciente: Experimentando la realidad ... ¿Cuál?

He visto tanto resplandor y tanto dolor que mis quedados pasos danzan torpemente. Esta luz y las miradas, bajo este manto de nubes secan las palabras. Y heme aqui bajo las gotas de lluvia, entre lo sagrado y lo profano, en la puerta donde nada importa y todo es maravilla. Brindando con los llantos, los muertos y las estrellas. Todo sigue ahí, el árbol en la esquina, los que esperan y las sonrisas ocultas tras las nubes de los rostros amargos. Bendito viaje. Benditos los surcos que dejan estas coces y los adoquines lustrados, bajo las lagrimas de este cielo.

a



jueves, 27 de agosto de 2020

Gotas de Niebla

 

Manawa Ho'oponopono - Posts | Facebook

Una parte mía es sagrada y camina solitaria en la mansión de niebla. Ahí conduzco a todo enemigo a luchar en mi terreno. Auto-existente, adjetiva jugando al encantamiento del sueño. La otra parte no conoce mas que dos verbos: avanzar o caer. El paisaje, es solo la belleza de la niebla. Ahí, la luz brilla en su justa medida. ¿Y el amor? Eso es lo que esta siempre. La misma niebla que todo lo envuelve. Por eso, mi vocabulario no es de vísceras, ni tendones. Habla de la sal en la noche. De gotas de sol al despuntar el alba.
a

Plaza Querandí

 

Plaza Roque Saenz Peña (Finalizada) | Buenos Aires Ciudad - Gobierno de la  Ciudad Autónoma de Buenos Aires


En el año 79, antes del servicio militar, yo trabajaba como cadete en la city de Buenos Aires, a dos cuadras de Plaza de Mayo. Toda mi vida estuve en lo extraño, porque ya nací así. En ese tiempo iba por mi cuenta a la iglesia católica al anochecer, leía de yoga y también asistía a reuniones budistas. Integrar la búsqueda no me costaba nada, algo por dentro me hacia tomar siempre lo mejor de cada cosa. En el budismo un jefe de grupos japones, me envió con un guía argentino, este estaba en Villa Mitre, el barrio de Pappo. Así que después de trabajar iba algunas noches a aprender con este guía. Una vez mientras este trabajaba con sus muebles, era ebanista; yo sentado observando y preguntando cosas de budismo, se produjo algo, oí como un viento que traía un sonido de tambor y cantos que sonaban aborígenes. Le pregunte si lo oyó. Me dijo que si, y que muchas veces se oían, y que alguna gente hablaba de eso. Cantos "indios" que venían de la nada. Quise saber mas de eso, pero me cambio a budismo. Ante mi insistencia solo dijo que se oían bien, a veces desde la plaza. Así quedo todo, hasta que un tiempo después, un día de calor les dije de ir a tomar mate a la plaza. Era sábado, 10 de la noche, eramos tres personas en la plaza. Charlábamos de budismo. Tipo a las 23, veo un hombre que me mira vestido como aborigen, y al verlo a los ojos este avanzó sobre mi como flotando. De reojo vi como quienes estaban conmigo se levantaron y huyeron. Pero yo solo veía a ese hombre, sin miedo. En segundos vino hacia mi, y desapareció a medio metro a mi izquierda. Sentí de golpe un cambio en mi y gran comprensión. Supe de golpe que Dios abarcaba diferentes cosas: a mi, al lugar y a ese espíritu. Supe que mi lado externo y confrontativo, era lo que me permitía avanzar en mi búsqueda y guerrear con obstáculos. Y supe también que mi lado mas interno era quien me movía a las experiencias de esa búsqueda. Esa noche algo paso y Dios no era ajeno. Esto lo escribo como para definir quien busca desde su lado profundo, y quien desde su yo. No deseo definirme, pero veo si quienes se definen en su accionar, sin ser su lado profundo quien guíe. En un lado hay lo externo, en el otro esta la sabiduría, la pureza de corazón y la gracia. ¿Por que cuento esto? Es Dios quien te da lo que buscas desde lo profundo. Por otro lado hay mucha gente que define su accionar sin haberse transformado ni contactar con lo divino en su realizar. Por ende sera solo transformación externa. Eso es lo que se ve por ahí, y quería remarcarlo. Ocho años después de esto, fue cuando viaje a Perú a aprender. Busque y encontré. Pero el llamado interno se dio aquella noche en esa plaza. Supe después que ese barrio había sido un antiguo "asentamiento" querandí sobre el arroyo Maldonado.
Esta es la imagen de esa plaza. Y es mi conexión con Buenos Aires de forma a-temporal y de transmisión de los ancestros. Esto por pudor nunca lo había contado. Pero hay una lectura entre lineas de mi relato para bucear mas en profundidad

de la obra "Alquimia"

Mago Huari


Άμπραξας

 ABRAXAS I – Desayuno delicioso

Existe el juego del amor y el juego de la guerra. Hasta que un día ves el tercer juego. Nada es mas fiel que la acción de la diferenciación. El trueno lanza su estrépito y las hojas tiemblan de emoción. Nunca una caricia es tan bendita. Nace la aurora que unifica la pluralidad. Dime si ahí no se descuelga lo que es, de lo que no. Lo inadmisible esta frente a tus ojos. Gracias doy al Sol. Pero mas gracias doy a Aquello. Y bendigo su nombre.
a